Reiki

Ya sabes que somos pura energía.

El Reiki es una técnica de canalización de energía que se utiliza para mejorar el estado físico, mental o emocional de una persona.

Hay momentos y situaciones en que se desgasta: hay fugas, sentimos como un cansancio diferente, falta de fuerza vital. O después de estar con alguien, sentimos agotamiento. Puede sentirse como molestias en el cuerpo, pinchazos, acumulación de tensión. A veces tenemos un shock o un enfado. Todo esto afecta a la energía del cuerpo.

No siempre es negativo. En ocasiones placenteras, en el campo, con la familia, con la pareja, viendo una imagen o teniendo una experiencia grata sentimos una plenitud total, nos sentimos enormes, grandes, poderosas…

Son las fluctuaciones de la energía.

En una sesión de Reiki lo que se hace es liberar la energía estancada, moverla y distribuirla por todo el cuerpo para lograr equilibrio. Alinear los centros de energía (Chakras)  para que generen la energía adecuada para cada función: arraigo, fluir, acción, amor, expresión, intuición y conexión espiritual.

También se potencia la energía beneficiosa. 

La sesión es muy sencilla. Dura una hora e iniciamos charlando un poco sobre por qué acude la persona a la sesión. Ahí ya se obtiene la información de qué hay que trabajar y estimular. La persona se tumba y se relaja. Se cierra la sesión compartiendo los hallazgos durante la sesión, por ambas partes. 

Qué es el reiki

No es necesario el contacto físico, es decir, se puede hacer posando las manos en el cuerpo o dejándolas separadas unos centímetros. Sentir y vibrar la energía. 

Reiki es energía de amor, por eso no te puede hacer mal. No tiene efectos secundarios, solo saca la energía sobrante, dejando espacio para energía nueva y fluida. Puede suceder que al mover la energía -como cuando entra agua en un vaso con poso- se despegue y salga a la luz. Entonces se ve la emoción, el dolor o la situación que estaban estancadas y se siente mayor liberación.

¿Sabías que se puede hacer Reiki a distancia?

La energía no tiene límites de espacio ni tiempo. Así que si quieres una sesión conmigo y no estás en Madrid, o no hay tanta facilidad para desplazarnos, se puede hacer Reiki a distancia.

Puede hacerse de dos maneras:

  • Una, en la que nos conectamos a la vez (por teléfono o por internet) y se desarrolla la sesión de la misma manera que presencial: charlamos un ratito, se envía la energía y se cierra compartiendo las sensaciones y la información recibida. En el momento de recibir Reiki, la persona se tumba en un espacio cómodo, donde no vaya a ser molestada y se conecta con las sensaciones de su cuerpo.
  • Hay veces en que esta sincronicidad no es posible. Así que el envío de Reiki se realiza en cualquier momento, incluso cuando la persona está en otras ocupaciones pero la energía le llegará en el momento adecuado. La conversación inicial se mantiene. Yo hago el envío y hago una grabación en audio comentando lo que se ha trabajado y los mensajes importantes a transmitir.

Si quieres más información o pedir cita para una sesión, haz click aquí

{

¡Me encantó la sesión de Reiki contigo!

Tu sensibilidad y energía son muy especiales y tus comentarios fueron muy importantes y relevantes para mi crecimiento personal. No tengo nada para sugerir solo que continúes en tu camino ¡Estoy segura de que vas a ayudar a muchas personas con tu sensibilidad!

Marianna Días. 

Titileku, Yoga, Meditación, Reiki, lectura de registros Akáshicos y Masajes.

Suscríbete para recibir...

Perfecto, ya estás sucrit@.