Feliz año nuevo, sí, en septiembre

¿Feliz año nuevo? Parece que se me ha ido la cabeza, pero no.  Siempre septiembre me da la impresión de que es el comienzo de algo, más que enero. ¿No te pasa?

Terminamos el curso e hicimos un parón vacacional que pedíamos con urgencia,  nos recargó las pilas y nos da nuevos bríos.

Siempre me pregunto por qué nos desgastamos tanto y necesitamos con tanta ansia las vacaciones, si no habrá manera de ir manejando mejor la vida cotidiana. Parece que nos come la vida.

A lo mejor trabajas muchas horas y llegas al finde y te lanzas al sofá a hincharte de series…De verdad, parece que no, pero sin movimiento el cuerpo empieza a perder masa, el sistema nervioso se ve debilitado y somos más proclives a lesiones, caídas tontas, olvidos, estrés absurdo, discusiones, enfados y alguna que otra enfermedad…

O lo contrario, llega el finde y quieres hacer millones de cosas que no puedes hacer entre semana… el domingo es un estrés gigante porque hay muchas cosas que no has podido hacer y has descansado poco. 

Estamos en una vorágine muy loca de hacer y hacer y realmente… ¿no estamos aprendiendo nada de este parón vital del COVID-19? 

Yo aprendí a observarme y ver cuándo mi cuerpo me pide descanso y cuándo le puedo pedir un extra de energía para hacer algunas cosas. No todos los días estamos de la misma manera: no comemos igual, no descansamos lo mismo, hay días más tranquilos y hay días de mayor exigencia. Resulta que además, fisiológicamente -y más notorio en las mujeres – tenemos un patrón de energías y es cíclico. Es decir, hay semanas más o menos definidas donde tenemos más energía y otras semanas o días en específico que son idóneos par quedarnos en la cueva viendo las series.  

(De esto de los ciclos vitales y cómo observarlos puedo hablar muchísimo; si te interesa, mándame un mensaje para contarte más) 

Escuchar al cuerpo es realmente un lujo de información y de oportunidades. Además de que es quien decide lo que puedes o no hacer ja, ja.

Así que lo que te propongo en este «año nuevo», es que te escuches más, te desgastes menos y no llegues a las vacaciones arrastrándote sino con ganas de disfrutarlas y lo que es mejor, poder disfrutarlas de verdad. 

Y pongas en marcha todas esas ideas que llegan siempre en septiembre: bajar los kilillos de las terracitas veraniegas, apuntarnos a un curso nuevo, poner más orden en casa, -te recomiendo mirar esta web Atelier del orden– mover los muebles, liberar los armarios, nuevos hábitos de alimentación, ver más a los amigos y amigas, viajar más…

¿Quieres leer mis propuestas para este feliz año nuevo?

  • Para mover el cuerpo y no anquilosarte: Te ofrezco clases de Yoga, presenciales y online. 
    • Los lunes a las 19:30 en La Sala de Yoga, Avenida de Badajoz 21. Madrid.
    • Online: los martes de 19 a 20 horas. (hora Madrid, GMT+1)
    • Si te interesan otros horarios, clases particulares o clases especiales, escríbeme
  • Para un reseteo diario, nada mejor que la meditación.
    • Descansar la mente y centrarte. Estoy organizando un ciclo de meditación presencial donde durante 8 semanas estaremos conociendo técnicas de meditación para ver cuál es la que te viene mejor. Empezaremos en octubre. Si te interesa, porfa, ayúdame respondiendo a este cuestionario
  • Si ya tienes experiencia en meditación, escríbeme porque queremos hacer un grupo semanal presencial. 
  • Hacerte un masaje mensual. Tengo varias propuestas que puedes ir probando mes a mes. 
  • ¿No sabes por dónde tirar? Pregunta a los Registros Akáshicos
  • Para empezar el nuevo ciclo sin energías pesadas y con alineación, nada mejor que un reiki. 
  • Y si quieres hacer detox, cuidar las defensas, bajar de peso,  dormir mejor, reducir el estrés, cuidar tu colesterol, etc. mándame un mensaje privado y te cuento sobre la línea naturista Bihotzez

¡Será por propuestas!

Que se cumplan todos tus propósitos y llegues a las vacaciones de otra manera, a disfrutarlas.

¡Feliz año nuevo! Aunque sea septiembre.

Titileku, Yoga, Meditación, Reiki, lectura de registros Akáshicos y Masajes.

Suscríbete para recibir...

Perfecto, ya estás sucrit@.