Seguro que has oído mucho acerca de la palabra Prãna. En clase de Yoga y meditación la usamos constantemente, para referirnos a la energía vital, la energía sexual.

Es la energía que nos mueve, física, mental y emocionalmente. Nos mantiene en acción, la que nos permite vivir.

(En esta entrada del blog, Brahmacharya, podrás conocer cómo cuidar esa energía)

Conforme vivimos, vamos utilizando esa energía y nos vamos recargando de ella a través de la respiración, la comida, el descanso, la observación, la meditación, la relación con otras personas, prácticas de Yoga y otros ejercicios, paseos o cualquier contacto con la naturaleza, sesiones de reiki… en fin, todo es energía.

Desde este punto de vista, el Prãna recorre nuestro cuerpo físico y nos ayuda a movernos. También los pensamientos y las emociones son energía y se depositan en nuestro cuerpo físico o emocional.

A veces, sentimos molestias y dolores cuando permanecemos en la misma postura mucho tiempo porque no estamos movilizando esa energía y estamos impidiendo su libre fluir.

Con las emociones pasa lo mismo. ¿No te ha pasado no poder decir algo y sentir la garganta cerrada, ese nudo en la garganta cuando alguna emoción aflora y no la queremos dejar salir?

¿Y la mente? El poder de la mente. Si ella dice que no puede, no podrás. Por mucha energía que le pongas al intento.

Así pues, podemos movilizar el prãna, la energía a voluntad para evitar esos estancamientos, dolores, molestias e impedimentos en los cuerpos físicos, mental y emocional.

¿Como movilizar el Prãna-energía?

A través de esta meditación guiada te invito a explorar el movimiento de la energía dentro de ti.

Hay personas que tienen mucha propiocepción o conciencia corporal y pueden percibir no sólo las sensaciones de estancamiento sino también cómo se mueve su energía.

No te preocupes si no tienes esa capacidad desarrollada todavía (porque sí, te digo que esto también se entrena) y prueba esta meditación.

De nuevo nos valdremos de la respiración para movilizar el Prãna..ya que la respiración es puro Prãna. Es decir, a través de la conciencia de la respiración, del acto físico mismo, movilizaremos la energía a voluntad.

En esta ocasión haremos un recorrido energético (también se le llama respiración y meditación psíquica) observando primero la respiración y si es posible, visualizando el movimiento de la respiración desde la raíz hasta la coronilla y de vuelta.

No te preocupes si no puedes visualizar, también puedes intencionar ese movimiento o enfocarte en la respiración para que lo movilice aunque no lo percibas.

Duración: 10′

Si te quedas con ganas de más, te recomiendo esta Meditación Psíquica para Movilizar el Prãna de 30 minutos. Es una maravilla.

Cuéntame en comentarios cómo te ha ido.

PD: Si te interesa la meditación, mándame un mensaje a titileku@gmail.com y cuéntame lo que necesitas.

Seguro que podemos organizar alguna sesión presencial u online. También tienes el curso online de meditación para que comiences a tu ritmo con mi acompañamiento.

Logo azul de Titileku, Yoga, Meditación, Reiki, lectura de registros Akáshicos y Masajes.

Suscríbete para recibir una meditación guiada "Baño de bosque" exclusiva para los suscriptores de Titileku.

Perfecto, ya estás sucrit@.