Continuamos el recorrido ascendente a través de los Chakras. Hemos transitado Muladhara, Swadhistana y Manipura, los elementos tierra, agua y fuego.

Llegamos al elemento aire en el centro del pecho, con el Chakra del corazón, Anahata. El nombre refiere al sonido del universo, un latido constante y permanente, la pulsión universal. A nivel microcósmico, en el pecho encontramos el corazón, que replica ese latir. Es el tambor que suena durante toda la vida.

Si los chakras más bajos del cuerpo (en altura) están más relacionados con lo material, en este punto encontramos este espacio medio entre lo material y lo sutil. Comenzamos a adentrarnos en lo álmico, lo espiritual, el desarrollo de la persona mas allá de lo meramente animal o humano.

anahata como amor

En este punto sentimos diferente. Ya no son emociones o sensaciones instintivas, como el enojo o la rabia sino que transitamos a emociones más profundas. Hemos sentido amor en Swadisthana, ese amor de pareja, de amigos, de familia, a los animales. Y es curioso que el amor de las relaciones no resida en el corazón, a pesar de que éste siempre se haya asociado con el amor. Cuando nos enamoramos, algo nos encanta, «lo amamos», dibujamos corazones aunque nuestro corazón físico no tenga esa forma.

En este espacio reside el alma, la esencia pura que somos, que es amor. Al encarnar, vamos transitando por etapas vitales donde también hay dolor, tristeza, donde algunos acontecimientos empañan nuestra esencia pura. Atisbamos y recordamos el amor al enamoramos o queremos a otros seres. Ese amor, es una reminiscencia del amor universal, del amor de Anahata.

El amor que habita en Anahata Chakra es un amor potente, que trasciende todo lo físico, que se desborda. Es un amor trascendental, superior. Es ese momento en el que amas la vida, en que sientes expansión, que no puedes sentir nada más que amor. Es un amor que brota desde el alma que habita en este espacio. El amor que somos en esencia. Somos el amor, la divinidad.

El amor de Anahata se convierte en un motor que moviliza las acciones, los pensamientos, las ideas. Vivir en amor es incondicional, va independientemente de las otras personas, de si «merecen o no», de lo que hagan o no. El amor de Anahata es amar sin barreras, sin juicio, solo por el hecho de amar y vivir en amor.

Lo más bello de este amor es que es infinito. No se acaba nunca.

anahata como el amor que sana

Cuando hay un amor tan pleno, nada lo puede empañar. Por eso se dice que el amor todo lo cura. Anahata chakra, con su amor, es energía sanadora.

El amor de Anahata es incondicional. Cuando se vive a través de este amor, todo es amor. Esto no quiere decir que no nos afecten las cosas que suceden, pero no nos enganchamos en rencores, rabias y tristezas. Transitamos esas emociones y nos miramos con ojos de amor, aceptando lo que sucede y permitiendo que pase. El amor sostiene todo el proceso.

Lo mismo sucede hacia los demás seres. Cuando vives en amor, no te enganchas en emociones, en rabias y es más fácil perdonar y sanar las heridas, pues se desarrolla la empatía, la compasión.

La compasión es entendida como la comprensión desde el corazón del proceso de la otra persona, sus aprendizajes, sin juicio y acompañando con amor. Cuando hay empatía es más fácil no guardar rencor y perdonar, por ejemplo.

A veces creemos que empatía es «ponernos en el lugar del otro» y valorar su situación pensando en «como lo haría yo». Pero en este caso, se involucran tus vivencias, tu forma de ver la vida, tus fortalezas, tu experiencia personal. Así que cuando creemos ponernos en el lugar del otro y ser empáticas, realmente lo que hacemos es ver su situación con nuestra perspectiva. Aquí es posible que pueda entrar un juicio. Un «yo si fuera tu haría…».

Empatía o compasión es entender el proceso de la otra persona y acompañarlo. Con amor. Sin juicio. Apoyar lo que resuelva, lo que decida, lo que transite. Ese es un amor incondicional total.

anahata y el elemento aire

El elemento con el que se relaciona Anahata Chakra es el aire. El espacio donde reside está entre los dos pulmones. Es el aire, invisible como el amor. Pero se siente, se respira, es parte de la vida.

Vivir en Anahata es respirar la vida profundamente, sin condiciones, en expansión total, dando espacio al amor profundo.

Para conocer más y conectar con anahata

La práctica de asanas de Yoga y de meditación con especial atención a Anahata, pueden ayudarte a abrirte a conocer tu ser interno

Durante todo el mes de abril de 2024 las clases de Yoga y meditación tendrán como eje central Anahata: abrirse a la vida amorosa. También tendremos una meditación especial online. Encuentra la información, horarios y fechas en la página de bienvenida

Si no puedes asistir presencialmente, aquí te dejo unas clases de Yoga grabadas:

También tienes gratuitamente, «el corazón de amor», una meditación breve para encontrarte dentro.

Si quieres apoyar mi trabajo y hacer una profundización en Anahata chakra y meditar en él, aquí tienes una meditación más detallada con información sobre el chakra, y el uso de mantra y visualización.

También puedes alinear todos tus centros energéticos en una sesión de Reiki o de masaje sueco con alineación de Chakras.

Muchas gracias por compartir, por comentar, por estar aquí.

Con amor,

Cristina.

Logo azul de Titileku, Yoga, Meditación, Reiki, lectura de registros Akáshicos y Masajes.

Suscríbete para recibir una meditación guiada "Baño de bosque" exclusiva para los suscriptores de Titileku.

Perfecto, ya estás sucrit@.