Si, el Yoga ES espiritual. Porque si no, no sería yoga, sería otra cosa, pero no Yoga. 

Por lo menos yo así lo veo. 

Seguro que has visto diferentes tipos de Yoga. Eso me gusta porque hace más asequible la práctica para diferentes tipos de personas.

No podemos esperar que siendo una sociedad sedentaria, con poca costumbre de sentarnos en el suelo o de permanecer en cuclillas mucho tiempo, el Yoga que se practique por estos lares sea el «clásico o el original». En aquel se enfocaban más en la práctica de meditación como conexión interna.

En este mundo occidental, es muy difícil lograr que una persona que tiene mucho estrés y vive en el dinamismo total, se siente media hora a meditar. Por lo menos no al principio. Quizá lo idóneo sea que suelte el cuerpo, lo relaje, respire diferente, relaje su mente y la desconecte del exterior. Al menos esa hora u hora y media que dura su clase de «Yoga». 

El Yoga de occidente.

Para traer la práctica aquí hubo que enfocarse en la parte más física. Yo creo que también fue una buena estrategia de marketing, la verdad.

¿Cómo meter el yoga en la sociedad? Haciendo que parezca como cualquier otro deporte, el aerobic, por ejemplo. Las personas se mueven, sudan, sienten que hacen ejercicio y salen fenomenal después de la relajación final. 

He puesto intencionalmente «parezca», porque realmente, los movimientos de la práctica de asanas (que es como se llama a la práctica física) tienen un sentido, una movilización energética, siguen una pauta de sintonización, calentamiento, auge, descenso e integración. 

Siento que hemos llegado a un punto en Yoga en el que volvemos cada vez más aséptica la práctica física. De hecho, me ha pasado que a algunas personas no les gusta mi forma de dar clase porque suelo usar asanas sencillas, secuencias fluidas enfocadas a conectar con el movimiento energético e involucro mucho la introspección. Dejan de venir porque les parece que la clase es «muy espiritual».

Y está bien, no todo el mundo está en el punto de mirar hacia dentro y traspasar las capas que envuelven al ser.

Lo que me preocupa es que «el Yoga» se convierte en un culto al cuerpo, a las posturas difíciles y a lo que más impresiona en fotos. Se vuelve un ejercicio más, como aeróbic, fitness, gap o pilates pero con secuencias, respiraciones y algún mantra al final de la clase. 

Sí, el yoga es espiritual

Si alguna vez has practicado yoga, seguro que al salir de una clase te has dado cuenta de que sales diferente.  Si nunca has practicado, te recomiendo que lo pruebes con la mente abierta a sentir más cosas que solo en el cuerpo físico. 

A veces, en clase se desatan emociones y salen lágrimas. O rabia. O de pronto soltamos emociones que traíamos desde hace tiempo y no sabíamos quitar.  A mi me ha pasado que me ha venido una idea o la solución a algún problema que traía días martilleando en la cabeza. Así de pronto. Lo que sucede es que vamos aflojando las capas físicas, emocionales y mentales que nos han estructurado hasta ese momento. A veces atravesamos esas capas y ¡plop! llegamos a otro punto.

Lo que diferencia al Yoga de otras disciplinas es que en el momento en que hay una conexión cuerpo-mente-emoción-espíritu, la postura se vuelve asana y la práctica entera se convierte en YOGA. Así en mayúsculas. 

Esta práctica física prepara al cuerpo-mente para ir más allá: la meditación. 

Al final de una clase de asanas (lo que entendemos por clase de Yoga) , la meditación precisa que el cuerpo esté suelto y no esté distrayendo la atención hacia él. Lo mismo con la mente. La mente está más quieta, más aletargada. Así pues, es el momento idóneo para meditar. Esa práctica que todo el mundo teme porque «yo no puedo estar con la mente en blanco» o «yo no puedo estar tanto tiempo sin moverme».

Nada que ver con eso.

Lo he comprobado en mis clases. La última clase de cada mes tiene una parte de asanas y una media hora dedicada a la meditación. Guío la meditación indicando que si en algún momento necesitan tumbarse, que lo hagan. Pocas veces sucede. Hay tanta quietud, tanto sosiego, se les ve en el rostro que hay un momento maravilloso de introspección. Cada cual a su ritmo y al punto al que tiene que llegar.

Es decir, ESE es el momento para meditar y profundizar hasta llegar al estado de Yoga. Ese estado en el que hay una felicidad completa y todo es uno: cuerpo, mente, emociones,…hasta SER. Entramos en contacto con el alma o el espíritu. 

Así pues, el Yoga ES espiritual porque el camino nos lleva a entrar en la mirada interna, mirarnos «el espíritu». 

Espiritual no significa religioso

Yoga no es hinduista, ni budista, ni jainista, aunque lo usen en sus prácticas. Hay practicantes de Yoga que también son católicos o musulmanes. Quiere decir que no es algo religioso sino espiritual. 

El Yoga, como muchas religiones también involucra ética y moral. Es el Karma Yoga las acciones a evitar: Ahimsa (No violencia), Satya (autenticidad), Asteya (no robar) Brahmacharya (gestión de la energía) y Aparigraha(desapego); y acciones a promover: Saucha (limpieza y purificación), Santosha, (Contentamiento), Tapas (austeridad), Swadhyaya (autoconocimiento) e Ishvara Pranidhana (la rendición)

Todo ello para ser una mejor persona en este plano y acercarnos a este estado de Felicidad en el que vive nuestro SER.

Y ese estado de felicidad sólo lo contiene el ser interior, el espíritu. 

Así que sí, yo creo que el Yoga Sí es espiritual. 

¿Tú qué opinas?

PD. También, con el tiempo y preparación física, podemos sentarnos a meditar sin necesidad de hacer una práctica entera de asanas. A través de algunas respiraciones (pranayama) o encontrar la técnica adecuada, puedes hacer de la meditación una práctica cómoda y diaria. Si quieres aprender a meditar, te puedo acompañar presencialmente o con el Curso «Ciclo de meditación» online, que puedes hacer a tu ritmo pero con mi acompañamiento. Encuentra tu contento ser interior.

P2. Super foto de Mariana C. Álvarez. Gracias.

Logo azul de Titileku, Yoga, Meditación, Reiki, lectura de registros Akáshicos y Masajes.

Suscríbete para recibir una meditación guiada "Baño de bosque" exclusiva para los suscriptores de Titileku.

Perfecto, ya estás sucrit@.